El mejor libro sobre factores de crecimiento

La medicina es una ciencia que cuenta con numerosa bibliografía. Cada una de sus ramas tiene su propia relación de libros, artículos, revistas y numerosas fuentes de información. La rama asociada a los factores de crecimiento no es la excepción. Si se busca bibliografía para estudiar sobre el tema o simplemente hacer una consulta por necesidad o curiosidad, se comprobará que existen muchos y variadísimos ejemplares que tratan sobre esto.

 

No obstante, como sucede con todo en la vida, hay buenas referencias y no tan buenas. De ahí que lo mejor sea consultar varias fuentes y a varios especialistas cualificados que sean capaces de dar una opinión sobre cuál es el mejor libro – o los mejores- para aprender sobre factores de crecimiento.

 

Los factores de crecimiento son aquellas sustancias, por lo general de naturaleza proteica, que junto con las hormonas y los neurotransmisores contribuyen al proceso de la comunicación intercelular. Los factores de crecimiento tienen como fin el control externo del ciclo celular. Para ello emplean el abandono de la quiescencia celular y la entrada de la célula en fase G1.

 

Sin embargo, la función de los factores de crecimiento va mucho más allá. Y es que no se encargan solo de incitar la proliferación celular con la regulación del ciclo celular, sino también de mantener la supervivencia celular, promover la migración celular, la diferenciación celular e, incluso, la apoptosis.

 

Hay muchos tipos de factores de crecimiento, y en los últimos veinte años su uso terapéutico ha crecido considerablemente. Complejas enfermedades como las oncológicas y las hematológicas son tratadas hoy día con estos factores. Algunos ejemplos de dichas enfermedades son la anemia aplásica, los trasplantes de médula ósea, la granulocitopenia, los síndromes mielodisplásicos y los diferentes tipos de leucemias.

 

A partir de estudios con cultivos celulares se ha descubierto que los factores de crecimiento son transportados por el suero, así como que se obtienen de gran número de células. Para que las células proliferen en un cultivo es obligatoria la existencia de suero que proporcione los factores de crecimiento y las moléculas adhesivas necesarias, tales como la fibronectina; las nutritivas, como las lipoproteínas; y las nutrientes, como los aminoácidos.

 

Las personas que se dedican a esta rama de la medicina interna y la pediatría requieren la preparación regular, como todas las ramas de la medicina. Y es que esta es una ciencia en constante renovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *